QUINTANILLA DE TRES BARRIOS

                   

                        La bailarina

                                                                 

                        En la provincia de Soria / señores van a escuchar                        

                        lo que le pasó a una joven / por saber tan bien bailar.

                        Como era tan señorita / todos la echan el sombrero

                        Antonio le echaba el suyo / y no quiere recogerlo.

                        Por la leche que mamé / que me las vas a pagar

                        te he de cortar la cabeza / con la espada principal.

                        A la mañana siguiente / Antonio se levantó

                        fue a casa de su novia / a aprovechar la ocasión.

                        Al subir las escaleras / ella se estaba peinando

                        no subas Antonio mío, / mira que llamo a mi hermano.

                        A eso de las nueve y media / su padre bajó al portal

                        ¿quién ha sido el atrevido? / ¿Quién ha sido el criminal

                        que ha matado a mi hija / y la ha bajado al portal?

                        Fue a casa del Antonio / por ver si la conocía

                        no la voy a conocer / si ha sido la novia mía.

                        El rosal cría a la rosa / la clavelina al clavel

                        la madre cría a su hija / y sin saber para quien.

 

                        Informante: Victorino Torre García,  11 de septiembre de 1986

 

                        La venganza de Anastasia

 

                        Tres años llevaban ya / enamorados los dos

                        pero un día Federico / logró de negar su amor.

                        Cuando se marchó al servicio / su novia en cinta quedó

                        y le dijo “no me olvides / porque has manchado mi honor”.

                        Por fin dio a luz un hijo / le criaba con esmero

                        sin embargo Federico   / de él hacía desprecio.

                        Un domingo por la tarde / Anastasia se acercó

                        a la casa de su novio / y en el portal le encontró.

                        Y le dijo, “Federico, / mira quien tienes aquí

                        no le debes despreciar / que bien se parece a ti”.

                        Se metió en su habitación / sin mediar una palabra

                        entonces aquella joven / se fue muy desconsolada.

                        Las amigas de Anastasia / le habían asegurado

                        que habían visto a su novio / con otra joven hablando.

                        Anastasia se enteró / y vio que era verdad

                        y entonces dijo la joven / en mis manos morirás.

                        Se ha ido en busca de un puñal / que conservaban sus padres

                        y a las once de la noche / a su casa fue a matarle.

                        Fue a entregarle los regalos / con mucha serenidad     

                        y al punto de recibirlos / allí le clavó el puñal.

                        Le ha dado tres puñaladas / al lado del corazón

                        sólo pudo defender / a toda prisa la unción.

                        Y los padres de aquel joven / al oír un fuerte grito

                        corrieron muy presurosos / a defender a su hijo.

                        Pero ya no hubo remedio / que le dio en el corazón

                        sólo pudo defender / a toda prisa la unción.

                        A la mañana siguiente / fue a entregarse al señor juez

                        declarando muy tranquilo / el motivo por el que fue.

                        Y delante del juez dijo: / “Escúcheme buen Usía,

                        yo he matado a Federico / y me he quedado tranquila.

                        El me hizo desgraciada / después que me deshonró

                        pues es justo que pague / aquella tan mala acción”.

                        Entonces el juez la dijo / al oír su explicación

                        “no será tanto el castigo / que en algo lleva razón”.

                        “El castigo que merezca / estoy a sufrir con gusto

                        porque ya soy deshonrada / para siempre en este mundo.

                        No me queda más dolor / que dejar un pobre hijo

                        que mis padres ya son viejos / y se quedarán solitos.

                     No tengo más que un hermano/que se encuentra en Buenos Aires

                        y si mis padres se mueren / mi hijo no tiene a nadie.

                        A la justicia suplico / que no me lo desamparen

                        que lo lleven a un hospicio / cuando se mueran mis padres”.

                        Todos los que me escuchéis / enteraos de la copla

                        sobre todo los mocitos / y también todas las mozas.

 

                     Informante: Fermina García Carro

 

               El hermano criminal

 

               En Santa Eulalia había una niña (bis) / que ella solita se mantenía

               cosiendo ropa para Madrid. (bis) / Solita estaba sin padre y madre

               solita estaba y sola quedó / sin más amparo que el de un hermano

               que era un verdugo sin corazón  (bis) / Hermana, hermana le dijo un día

               hermana, hermana del corazón, / por tu hermosura me he vuelto loco

               y tu marido quiero ser yo. (bis) / Antes prefiero morir mil veces

            que de un hermano manchar mi honor, / sacó el revólver, la dio dos tiros

               y la cabeza la estropeó.(bis) / Y al otro día fue a una viña

               la hizo un pozo y la enterró. (bis)

           

               Informante: Victorino Torre García, 11 de septiembre de 1986

 

               Constantino y la muerte de las tres hermanas

 

               Constantino se marchó / a la fragua de un herrero

               a que le hiciera una lezna / con buena punta de acero. (bis)

               La lezna ya estaba hecha / y el herrero se la dio

               para vengar las ideas / que Constantino intentó. (bis)

               La madre de Primitiva / ya no cesa de llorar

               de tres hijas que tenía / se las mató el criminal. (bis)

               Primero mató a Mari Nieves, / segundo mató a Inulina

               y ha venido a termina / por la pobre Primitiva.

               Primitiva, Primitiva, / ya te lo decía yo

               que el paseito del prado / iba a ser tu perdición. (bis)

               A la puerta el cementerio / hay una pila con agua

               donde lavaba la sangre / que los zapatos que llevaba. (bis)

               Constantino, Constantino / vergüenza te había de dar

               que tengas tu madre viva / y el escándalo que das. (bis)

               A mí no me da vergüenza / ni me ha dado, ni me dará

               que yo ya vivo en la cárcel, / mi novia enterrada está. (bis)

               Constantino, Constantino, / vergüenza te había de dar

               que has cumplido veinte años / y el escándalo que das. (bis)

               A mí no me da vergüenza, / ni me ha dado, ni me dará

               que yo ya vivo en la cárcel / mi novia enterrada está. (bis)

               Constantino escribió una carta / al señor gobernador

               si me saca del presidio / le regalo un millón. (bis)

               Y el gobernador le contesta / esto ya no puede ser

               la sentencia tiene echada, / la vida vas a perder. (bis)

               Constantino escribió una carta / a los muchachos del pueblo

               si me sacáis de presidio / os regalo un millón y medio. (bis)

               Los mocitos le contestan / esto ya no puede ser          

               la sentencia tienes echada / la vida vas a perder. (bis)

               Constantino escribió una carta / a su hermano le decía

               vender la tierra de la ermita / para sacar un millón. (bis)

               Y el hermano le contesta / esto ya no puede ser

               la sentencia tienes echada / la vida vas a perder.

 

               Informante: Victorino Torre García, 11 de septiembre de 1986

 

 

 

VolverContinuar