QUINTANILLA DE TRES BARRIOS

La fragua como museo y centro de actividades

 

 

 

 Aspecto anterior y actual una vez restaurada

 

Interior del recinto

 

La reconstrucción de la Fragua se hizo realidad en el año 2007 merced a una subvención concedida por el Proder, Tierras Sorianas del Cid, grupo de acción local encaminado a potenciar los proyectos tanto públicos como privados de la zona de actuación. Los impulsores del plan fueron los integrantes de la Asociación Torderón, que con la aportación del Ayuntamiento y el trabajo de la propia Asociación y de gente del pueblo consiguieron sacar adelante la obra.

La restauración de la vieja fragua supone la aportación al patrimonio cultural del pueblo de un edificio tradicional en trance de desaparición a punto de derrumbarse. Un rescate que viene a enriquecer el legado de nuestros antepasados para mostrar al visitante una de las muchas facetas etnológicas con que contaba el pueblo. Este nuevo local tiene dos finalidades. Una de ellas como espacio museístico de cara al visitante. En él se conservan algunos de los elementos típicos y característicos de la fragua, como el fogón, el fuelle, el yunque, el recipiente donde se enfriaban los utensilios creados, la rueda de afilar y alguna herramienta, para que quienes se acerquen a visitarlo puedan conocer un poco las singularidades de este oficio.

 

 

 

 

 

 

 

 

Diversos objetos de trabajo

 

Todo ello explicado mediante una exposición titulada La fragua y el oficio de herrero, en la que se describe mediante texto e imágenes cómo era la fragua antes de su restauración y las vicisitudes de la profesión de herrero.

Por otra parte se pretende que en este espacio quede destinado a algún tipo de actividad de carácter social y cultural, exposiciones y talleres de diversa índole, en especial de temática artesanal, con el propósito de potenciar la vida del pueblo, al menos en épocas veraniegas cuando hay una afluencia mayor de gente.