QUINTANILLA DE TRES BARRIOS

        Canciones obscenas

 

En tiempos en que la decencia era una cualidad entre las gentes del pueblo, este tipo de canciones estaba muy restringida. Según las ordenanzas municipales del año 1871 se prohibía proferir en público expresiones obscenas y deshonestas, así como el ejecutar acciones y ademanes indecentes que revelen inmoralidad o libertinaje y en cuanto hieren al sentimiento religioso. Las estrictas normativas impedían que por su contenido determinadas canciones no se oyesen por la calle y si acaso en lugares recónditos, como podían ser las profundidades de las bodegas. Con el paso de los años, algunas canciones obscenas salieron a la luz y se cantaban en determinados lugares concurridos por gente adulta. Pero siempre hubo un especial cuidado en no hacerlo en plena calle y a la luz del día. 

 

                                   Canción de mili

 

                                   Las chicas de Zaragoza  

                                   han escrito al coronel

                                   si se van los veteranos

                                   con quien vamos a j….

                                   Y el coronel las contesta

                                   no seáis guarras ni astutas

                                   si se van los veteranos

                                   hay se quedan los reclutas.

                                   Los reclutas no queremos

                                   que son unos maricones

                                   valen más los veteranos

                                   que j… como leones.

 

                                   Las cigarreras                                  

                                  

                                   Fábrica de tabaco, leeré, leeré (bis)

                                   si se cayera, leeré, (bis)

                                   si se cayera, leeré, leeré, leeré, leeré,

                                   si se cayera.

                                   Y pillara debajo, leeré, leeré (bis)

                                   las cigarreras, leeré, (bis)

                                   las cigarreras, leeré, leeré, leeré, leeré,

                                   las cigarreras.

                                   Las cigarreras madre, leeré, leeré, (bis)

                                   van al castillo, leeré, (bis)

                                   van al castillo, leeré, leeré, leeré, leeré,

                                   van al castillo.

                                   La que no va preñada, leeré, leeré (bis)

                                   lleva un chiquillo, leeré, (bis)

                                   lleva un chiquillo, leeré, leeré, leeré, leeré,

                                   lleva un chiquillo.

                                   Y al chico le preguntan, leeré, leeré, (bis)

                                   quien es tu padre, leeré, (bis)

                                   quien es tu padre, leeré, leeré, leeré, leeré,

                                   quien es tu padre.

                                   Y el chico les responde, leeré, leeré, (bis)

                                   los militares, leeré, (bis)

                                   los militares, leeré, leeré, leeré, leeré,

                                   los militares.

                                   Los militares, madre, leeré, leeré, (bis)

                                   se van a casa, leeré, (bis)

                                   se van a casa, leeré, leeré, leeré, leeré,

                                   se van a casa.

                                   Y a nosotras nos dejan, leeré, leeré, (bis)

                                   aquí preñadas, leeré, (bis)

                                   aquí preñadas, leeré, leeré, leeré, leeré,

                                   aquí preñadas.  

 

                         El segador de la Juana

 

 

 

                        El emperador de Roma (bis) / tiene una hija muy guapa,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum, / tiene una hija muy guapa.

                        Que la quieren meter monja (bis) / y ella quiere ser casada,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum, / y ella quiere ser casada.

                        La meten en un cuarto oscuro (bis) / con una sola ventana,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum, / con una sola ventana.

                        Al amanecer el día (bis) / se asoma a la ventana,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum, / se asoma a la ventana.

                        Entre condes y marqueses (bis) / y ninguno la gustaba,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum / y ninguno la gustaba.

                        Le gustaba un segador (bis) / que por su puerta pasaba,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum, / que por su puerta pasaba.

                        Oiga usted, buen segador, (bis) / sabe usted segar cebada,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum / sabe usted segar cebada.

                        Sí señora, sí que sé, (bis) / donde la tiene sembrada,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum, / donde la tiene sembrada.

                        No la tengo en alto ni hondo (bis) / ni en umbría, ni en solana,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum, / ni en umbría, ni en

                        solana.              

                        Que la tengo entre las piernas (bis) / tapadita con las bragas,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum / tapadita con las bragas.

                        El segador que no es tonto (bis) / pronto prepara la cama

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum / pronto prepara la cama.

                        Y a eso de la medianoche, (bis) / catorce polvos llevaba,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum / catorce polvos llevaba.

                        A la mañana siguiente (bis) / ya repican las campanas,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum / ya repican las campanas.

                        Quien se ha muerto, (bis) / el segador de la Juana,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum, / el segador de la Juana.

                        No ha muerto de pulmonía, (bis) / ni de dolor de costado,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum / ni de dolor de costado.

                        Que ha muerto de purgaciones (bis) / que la Juana le ha pegado,

                        dumdum, dale, dale, dale, dumdum, / que la Juana le ha pegado.